No quieren ser «niñas salvajes»

Sin títuloArtículo de Eva Peruga publicado hoy en El Periódico de Catalunya 

Aprender. Educar. Tienen formas distintas. De los niños salvajes se sabe, una vez recuperados para su civilización, que «incluso les resulta difícil llegar a caminar erguidos, comer los alimentos que consideramos adecuados para las personas y llegar a hablar». Una forma sencilla para explicar el binomio de los términos construcción social y ser humano. Una construcción que, puesta en marcha, traza planos y prevé materiales diferentes para hombres y mujeres. El experimento sociológico de los niños salvajes es uno de los ejemplos con los que Marina Subirats ilustra su relato Forjar un hombre, moldear una mujer (Aresta), un título con dos verbos distintos para fabricaciones antagónicas.

Por la rendija de los hechos cotidianos, a los que no otorgamos importancia, se cuela la «normalidad», a la que civilizaciones y religiones intentan buscar avales biológicos y naturales. La fuerza física, vinculada a la superioridad, se arrastra hasta hoy como patrón para la educación de los niños y las niñas. Esa cotidianidad, que por disimularse en supuestos naturales, biológicos o de tradición, sabemos que separa a las personas no solo por su sexo, sino que con él como base elabora una realidad social, también separadora, llamada género. Si recuperamos de la clásica, Simone de Beauvoir, «la mujer no nace, se hace», como Subirats, se comparte también la conclusión: «…nos ha hecho mujeres, no cualquier mujer, sino exactamente el tipo de mujer que se considera adecuado en esta sociedad, para nuestra clase social, para nuestra época».

Por eso es imprescindible que en la Administración y, mejor aún, en la investigación y la educación haya profesionales como la catedrática de Sociología. Todas las fuerzas son pocas para no pasar por alto que, por ejemplo, el reguero de violencia machista asesina de esta semana empieza con el despropósito forjador de hombres y moldeador de mujeres. Los efectos han tenido unas causas y, en España como en muchos otros lugares, dar la perspectiva de género a todas las actividades parece un lujo o una tontería a ojos de quienes defienden la «normalidad». Por eso, el Gobierno del PP masca una ley de educación en la que no se ha podido ver ni una sombra de reflexión sobre la necesidad extrema -las muertes de las mujeres nos interpelan- de enseñar a los niños y a las niñas a situarse y a verse a la misma altura. Deben considerar «normal» que cuatro mujeres hayan sido asesinadas esta semana. No debe significar nada especial. El sistema educativo, una vez más, quiere apostar solo por el triunfo académico, abandonando las posibilidades en torno a las ciencias sociales, tan revolucionarias y subvertidoras del poder establecido, como se recuerda en este nuevo libro de la colección Aresta. Su autora ya en 1994 se refería al término coeducación.

Casi cruzamos el ecuador del 2013, y la todavía diferente construcción de hombres y mujeres no ocupa una reflexión central cuando políticos o/y pensadores proyectan el futuro de la sociedad. Las cuatro asesinadas se convierten, a lo sumo, en unos platos que vuelan entre grupos políticos a cuenta de las medidas de alejamiento, las denuncias o las ayudas a las personas maltratadas. Resulta incomprensible que no se repare en las palabras y los hechos cotidianos como trascendentales y causantes, por su suma y reflejo de la educación recibida. Un regalo mismo, escribe Subirats. Una hora libre dedicada a una cosa u otra. Un lección de historia, sin mujeres. Una consulta médica, repleta de gente mayor con acompañantes femeninas. No es normal no poder andar erguidas.

Un pensamiento en “No quieren ser «niñas salvajes»

  1. Consideo que es fundamental, tal y como apunta Marina Subirats en su libro, una joya…trabajar en la educación. Estoy convencido de que no tendríamos los índices de muertes por violencia de género si se hiciese más hincapíe en las escuelas, ofreciendo una formació para la igualdad, basada en el respeto entre personas, en valores y no como ahora parece que quiere volver a implantar la derecha más rancia de este país. Felicito a Eva Peruga por su artículo, sé lo que cuesta mojarse en prensa en estos temas, a Marina Subirats por esta gran obra de reflexión, investigación y aportación. Finalmente, también felicito a Aresta Mujeres por una colección valiente. No me considero feminista, pero sí creo en la igualdad y que ésta se consigue por la vía de la educación. Ahora más que nunca es crucial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s