El asno de Sócrates

descarga

Artículo de la Dra Ma Àngels Viladot publicado en La Vanguardia.

Uno de los retos de la sociedad del siglo XXI es acabar con las agresiones sexistas, con la violencia de género. El insulto históricamente más empleado para las mujeres, y con más sinónimos, es el de “puta”; una manera efectiva de entregar el mensaje de condena a la falta de “honestidad” de la mujer. Pero es evidente que lo que menos importa es la verdad o la falsedad del insulto. La intención subyacente es disminuir la dignidad del otro, reducirlo, ofenderle, humillarlo o maltratarlo. Los insultos y la causticidad de estos días dirigidos a algunas mujeres políticas son agresiones verbales sexistas en toda regla. El contexto del escarnio  presenciado es un intento machista de lo más pueril para detener a las mujeres. Un acto de violencia verbal para ejercer el control y el dominio seculares que algunos hombres sienten amenazados.

La lengua es el instrumento que usamos para expresar nuestros pensamientos, nuestras ideas y nuestra forma de concebir el mundo. Insultar está asociado con actitudes de enojo, de rabia, con emociones negativas respecto a sucesos específicos, y cuando el ínclito político Joaquín Leguina (expresidente de la Comunidad de Madrid) y los políticos de turno profirieron los gastados insultos hacia determinadas mujeres políticas dijeron exactamente lo que pensaban. Revelaron su parcela de pensamiento sexista y discriminatorio hacia el sexo femenino. Las palabras, las frases cáusticas y punzantes, y los sarcasmos de trazo grueso emitidos son lapunta del iceberg del pensamiento colectivo de nuestra cultura en sociedad. Ponen de manifiesto todo un escenario de estereotipos sexistas, cualidades y conductas que aún en la actualidad se espera de las mujeres y los hombres, y que tanto los perjudican a unos y otros.

Ahora bien, para que los insultos “insulten” se necesitan personas que se sientan ofendidas. Lasmujeres deberían intentar evitar entrar en el juego de las palabras ya que hacerlo es dar alas a los que vociferan con mordacidad machista; es conferirles un poder relativo que perderán si ellas no se sienten aludidas. Sin duda, la lluvia de insultos sexistas y discriminatorios seguirá, pero, como dijo Sócrates, “¿acaso si me hubiera dado una coz un asno me en­frentaría a él?”. Y lo importante es que la sociedad los vea como el asno de la ironía de Sócrates.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s